Hace tiempo que tenía pendiente esta entrada y algunas más, pero últimamente el tiempo y organización de mis nuevas funciones anda muy ajustado, espero poder ir publicando poco a poco todas las ideas pendientes…

Quisiera recordar “mi primer emprendimiento”, fue en la época de EGB, allá en los ochenta, tendría yo unos diez años y me gustaba mucho la lectura, costumbre que sigo manteniendo en la actualidad (y por suerte mi hija lo ha heredado, y nos supera a ambos, a mi mujer y a mi), especialmente libros de zoología, aventuras… y una gran parte cómics o tebeos.

Lenguaje Santillana

Y ahí surgió la idea, en aquella época la biblioteca más cercana a mi casa y al colegio al que iba “Colegio Los Castros” en A Coruña, era la Biblioteca pública de Coruña, en el otro extremo de la ciudad, así que… negocio montado. Me junté con un amigo, listamos todos nuestros tebeos, me hice con una libretita que encontré por casa y creamos nuestro negocio de alquiler de tebeos. El tiempo de préstamo era de entre una y dos semanas, el precio creo recordar que sobre un “duro” y los alquileres se realizaban en clase y recreo.

El negocio funcionó bien durante un tiempo, hasta que lo fuimos abandonando poco a poco, ganamos lo suficiente como para comprar algún tebeo más, al menos con mi parte, y alguna que otra chuchería. Pero lo más importante es que aprendí que se puede generar dinero, no con una idea, las ideas no generan dinero, sino llevando a cabo la idea.

EL NEGOCIO VISTO AÑOS DESPUÉS

Pensando en aquellos años de EGB y analizando el emprendimiento he aprendido que:

  • Hay que seleccionar bien a los socios, que aporten parte del negocio y sobre todo que nos completamenten, no necesitamos dos gestores o dos vendedores, es mejor un vendedor y un gestor.
  • Hay que pensar en grande, pero con planificación, pudimos pensar en alquilar tebeos a otras clases del mismo colegio, a nuestros amigos de colegios cercanos, por ejemplo, teníamos un colegio cuatro veces mayor al nuestro a unas dos manzanas.
  • Hay que buscar algo que te gusta para poderlo rentabilizar antes de buscar algo que puedas rentabilizar y dedicarte a ello. Si te dedicas a algo que te gusta y que tu mismo consumirías ya surgirá la parte económica a posteriori.
  • Tus primeros y mejores clientes serán tus personas afines, aquellas que ven tu servicio/negocio como algo útil y que puedan pensar “esto es fantástico, ¿por qué no se había creado algo así hasta ahora?”.
  • Si pierdes el interés por el negocio, ciérralo ya, no esperes a mañana, si ves que tu socio no  aporta lo que te esperabas, cambia de socio o ciérralo ya, no esperes a mañana, si ves que el negocio se convierte en una carga reinvéntalo para que sea divertido y reconfortante trabajar en el o ciérralo ya, no esperes a mañana.

TBO Anacleto

Quizás aprendiese algo más, pero de lo que estoy seguro es que la experiencia me permitió hacer algo que me gustaba y con el añadido de poder ganar algo a cambio, si sólo se diese la segunda parte habría sido todo un fracaso, si sólo se diese la primera parte sería un éxito… al darse las dos condiciones creo que ha sido todo un éxito, un éxito con mínima repercusión económica, pero desde luego ¡¡¡Todo un éxito!!!